Pollo al ajillo

Ingredientes

  • 1 kg de pollo fresco
  • 10 dientes de ajo AMIGO
  • 150 ml de vino blanco
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva
  • Perejil al gusto
  • 1 hoja de laurel

Procedimiento

  1. Comienza salpimentando los trozos. Dales la vuelta y repite para que la sal y la pimienta lleguen a todas las partes. Reserva.
  2. Vierte una cantidad generosa de aceite de oliva en la sartén o cacerola que vayas a emplear. Prepara 10 dientes de ajo AMIGO pelados. Nada más se caliente el aceite, baja a fuego o potencia media y agrega los ajos. Hay que dorarlos, con cuidado de no freírlos del todo. La razón es que terminarán de cocinarse en el paso final de la receta. Cuando tengan un color dorado, reserva.
  3. En el mismo aceite, agrega el pollo que tenías reservado. Manten el fuego o la potencia a intensidad media. Dora la carne por un lado. Cuando veas el color amarillo, da la vuelta y dora la otra parte. Reserva y guarda una parte del aceite empleado. Puedes retirar la mitad, para que el acabado del plato no sean tan aceitoso. Si lo prefieres con abundante aceite, deja la cantidad original y continúa al siguiente paso.
  4. Vuelve a agregar el pollo a fuego o potencia media. Añade los dientes de ajo. Agrega una hoja de laurel. Vierte los 150 ml de vino blanco. Remueve todo para integrar los sabores. Tapa durante 20 minutos con fuego o potencia baja.
  5. Destapa. Asegúrate que la carne esté correctamente cocinada y el alcohol del vino se haya evaporado. Puedes cortar un trocito y valorar.

    También puedes rectificar de sal y pimienta si lo ves necesario. Sirve cuando esté a tu gusto y espolvorea perejil fresco por encima.

Consejos del Chef

Algunas personas intensifican el sabor añadiendo caldo de pollo casero. Es decir, además del vino que aporta ese inconfundible aroma, también podemos ampliar el resultado con un buen caldo.

¿Qué te pareció?